Inicio > actualidad, cine, vídeos > La verdadera lista de Schindler

La verdadera lista de Schindler

“Quien salva una vida, salva al mundo entero”

La lista de Schindler, Talmud

Han encontrado la verdadera lista de Oskar Schindler. El documento se encontraba escondido en una biblioteca de Sidney (Australia), entre las notas de trabajo del escritor Thomas Kenneally, autor de ‘Schinler’s ark’, obra que más tarde daría origen al film de Spielberg. Son 13 frágiles hojas de papel amarillento que contienen los nombres de 801 judíos con sus respectivas nacionalidades.

La lista fue mecanografiada a toda prisa el 18 de abril de 1945, en el estertor de la Segunda Guerra Mundial. Schindler, poderoso industrial de origen checo con carnet del Partido Nazi, dirigía una fábrica en Cracovia (Polonia), donde empleaba a trabajadores judíos. Horrorizado por los crímenes nazis, persuadió a los alemanes de que sus trabajadores eran esenciales en el devenir de la guerra y que, por tanto, no debían ser enviados a los campos de exterminio.

Considerado por algunos biógrafos un oportunista del momento, lo cierto es que el gobierno judío y otros organismos avalan a Schindler como un salvador de judíos. Pero quizás no estaríamos hablando sobre este tema de no ser por la película de Steven Spielberg. Ahí quiero ir a parar, pues fue la visión de Spielberg la que magnificó la figura de Oskar Schindler. Aprovechando la ocasión revisioné el metraje de este rey Midas de la industria cinematográfica, un director de ascendencia judía.

Spielberg pone al servicio del cine toda su sabiduría y el resultado no puede ser mejor: ‘La lista de Schinler’ es para mí la cima de su cine, una cinta emocionante, necesaria, extraordinaria, genial. Una obra maestra difícil de definir con palabras que te conduce sin aspavientos hacia un llanto irrevocable, estentóreo, sincero. Mucho tiene que ver en ello la genial banda sonora de John Williams. Lo siento, pero tengo debilidad por esta cinta: para mí es sin duda la mejor película que se ha hecho sobre el Holocausto y la barbarie nazi. A su lado palidecen obras como ‘El pianista’, convertidas en burdas imitaciones a color.

La verdadera lista de Schindler, hallada en Sidney

La verdadera lista de Schindler, hallada en Sidney

Vuelve a mi retina la escena en que Schindler va dando nombres y su contable, el judío Itzhak Stern, mecanografía la célebre lista. Son los detalles los que hacen de esta película algo superior al resto: la familia que se traga sus joyas dentro de una molla de pan, el niño que se esconde en las letrinas, Goeth matando judíos desde su balcón por mero entretenimiento, las mujeres que creen que van a ser gaseadas y finalmente no lo son y, por supuesto, la niña del abrigo rojo.

La analogía del abrigo rojo no puede ser más hermosa: la niña del abrigo pasa inadvertida ante las atrocidades del ghetto porque el rojo de su abrigo es demasiado evidente en medio de tan horrible escena. Según Spielberg, el Holocausto era una enorme mancha roja de sangre escandalosamente evidente, pero nadie hizo nada por evitarlo a tiempo. Tanto es así que finalmente la niña aparece muerta. Es esa niña la que, en cierto modo, hace cambiar la postura de Schindler de empresario oportunista a salvador.

Pero hay muchas más escenas para el recuerdo; estamos hablando de una obra total. No tiene desperdicio la conversación entre Schindler y el oficial de las SS Amon Goeth, interpretado por Ralph Fiennes, en la que el industrial alemán comparte su idea de justicia y poder: “Poder es cuando tenemos justificación para matar y no lo hacemos”. Nada comparado con la última tentación de Schindler, una vez acabada la guerra: “Hubiera salvado a diez personas vendiendo este auto”, llega a decir antes de romper a llorar. Todavía escribiéndolo se me ponen los pelos de punta.

No falta, bien es verdad, quien no se cree la historia, quien no concibe a Schindler, a fin de cuentas afiliado al Partido Nazi, llorando porque no pudo salvar a más judíos. No falta, pues, quien critica un final made in Hollywood, un final relativamente feliz alejado de la cruel realidad, el cinismo de Hollywood asomando la cabeza en los minutos finales. Pero no era otra la intención de Spielberg: narrar una gran victoria en el centro de una de las mayores derrotas de la humanidad.

Ganadora de 7 merecidos Oscar, Spielberg nos estremeció con un relato universal, desgarrador, a veces insoportablemente angustioso, una cinta contada a la perfección, una narración compleja e impresionante que rompe al espectador por dentro y que, en cierto modo, guarda en el fondo una visión esperanzadora del ser humano. Pero el legado de esta película va mucho más allá de los premios y las críticas. El mayor logro del gurú de la industria fue poner su fama y su incontestable cine al servicio de una digna labor: recordar a las generaciones futuras las pretéritas barbaries que llevó a cabo el hombre para que no se vuelvan a repetir.

Schindler redacta la célebre lista

Anuncios
  1. Victoria Fernández Castillo
    abril 24, 2009 en 3:07 pm

    Sabia que tus gustos eran esquisitos, pero no me esperaba que coincideran tanto con los mios, te aplaudo, la lista de Shindler me emocionó mucho una gran historia, y es verdad que la banda sonora de Jhon Willians hace mucho, para mi un temazo que rompe moldes. La película larga pero no parpadeas en ningun instante, siempre pendiente de cualquier movimiento o sonido; tambien llama la atención que nunca se sabe lo que va a pasar después de cada escena, aunque en ocasiones sea de suponer siempre sorprende, esa frialdad es muy característica y acompañada de la banda sonora rompe moldes, una gran historia; te felicito por los comentarios y la noticia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: