Inicio > actualidad, literatura, política, vídeos > El Gran Hermano o Kim Jon-il

El Gran Hermano o Kim Jon-il

“¿Cómo sabemos que dos y dos efectivamente son cuatro? O que la fuerza de la gravedad existe. O que el pasado no puede ser alterado. ¿Y si el pasado y el mundo exterior sólo existen en nuestra mente y, siendo la mente controlable, también puede controlarse el pasado y lo que llamamos la realidad?”

1984, George Orwell

Mientras leía 1984, no podía quitarme de la cabeza el reportaje de Jon Sistiaga sobre Corea del Norte. Amarás al líder sobre todas las cosas. La analogía era inevitable y fue gestándose en mi cabeza conforme las páginas de esta impresionante novela se iban sucediendo. George Orwell nos describió con profusión de datos la situación actual de la Corea mala en una novela de ficción distópica o ciencia ficción que, en la práctica, no se aleja tanto de algunas realidades totalitarias que aún subyugan al mundo del siglo XXI.

Quizás Orwell no fue tan original como pensábamos, lo cual, paradójicamente representa su mayor logro como escritor. Eso sí, el autor de Rebelión en la granja se consideraba un respetable anticomunista; tanto es así que 1984 es un libro prohibido en Corea del Norte por considerarse propaganda anticomunista. Pero resulta inevitable la comparación entre el Gran Hermano y el dictador Kim Jong-il: sus fotos presiden el país y la adoración de su pueblo les deifica. Además, al igual que sucede en la novela de Orwell, la sociedad coreana se divide en militares, miembros del partido y obreros. Increíble pero cierto: la realidad siempre, siempre ha superado a la ficción.

En el reportaje de Sistiaga, un estadista del país asiático afirma que Kim Jon-il ha escrito de su puño y letra ¡18.000! libros, lo que supone un libro cada 49 segundos. Sin embargo, lo más curioso es que los miembros del partido, en un patético ejercicio de negación de la realidad, apuntan que el pequeño dictador “es muy listo”. O un escritor de folletín, que diría yo. Cosas del doblepensar, que diría Orwell. La ingeniería social que Kim Jon-il y sus secuaces promueven en el pequeño país asiático es horrible, quizás lo más horrendo que se ha visto en el mundo contemporáneo.

En efecto, hay un país donde siempre es 1984: se llama Corea del Norte, el país de la bomba atómica, el país infranqueable, el país donde se prohíben turistas y móviles, el país que huye de la realidad para que la gente no piense por sí misma, el país que vive por y para su dios Kim Jon-il, el líder del régimen más hermético del mundo y de una dictadura comunista hereditaria que parece no tener fin. Resulta que 1984 no es sólo un libro. Es un país entero.

*Vea la película 1984

Amarás al líder sobre todas las cosas (1ª parte)

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: