Inicio > cine > Tarantino libra su propia guerra

Tarantino libra su propia guerra

septiembre 28, 2009 Deja un comentario Go to comments

“El Führer en persona asistirá al estreno”

‘Inglourious Basterds’

Foto: notasdecine.es

Foto: notasdecine.es

Cuando Tarantino confirmó que su próximo proyecto trataría sobre la Segunda Guerra Mundial, más de uno se echó las manos a la cabeza. Máxime después de ese infame homenaje a la Serie Z llamado ‘Death Proof’. Sin embargo, ‘Inglourious Basterds’ es una película notablemente brillante. Para mí la mejor película de Tarantino desde ‘Pulp Fiction’. El de Knoxville se ha arriesgado, ha sido valiente y ha dado en el clavo. Eso sí, como es habitual en Tarantino, la cinta dividirá al público.

No es la obra maestra que su propio director proclama, pero sí un lujo para los cinco sentidos, una orgía de excesos que le acredita (de nuevo) como uno de los mejores directores de cine con vida. Tarantino reescribe la Segunda Guerra Mundial a lo bestia. El cine por encima de la Historia. No es de extrañar que el punto culminante de la cinta tenga lugar en un cine; ‘Inglourious Basterds’ es toda ella un homenaje al cine y a la particular visión que su director tiene de él.

Estamos ante una película de momentos. Pero qué momentos. La primera escena de la película, por ejemplo, es una de las mejores que ha rodado Tarantino en toda su carrera como cineasta. Rodada con un pulso firme pero abrupto, los dos primeros capítulos de la cinta son apoteósicos; un despliegue brutal de dirección, guión e interpretaciones. Y es que la obra consta de 5 capítulos, al más puro estilo literario. No hay, pues, tres partes diferenciadas.

Sí están, sin embargo las constantes más habituales del cine de Tarantino: violencia, humor ácido, escenas largas, diálogos brillantes, tensión, mezcla de géneros (desde el spaghetti western al cine negro, pasando por el bélico y el de suspense), una concepción de la música muy particular y, esto es novedoso, una mezcolanza de idiomas que protagoniza la escena más graciosa de todo el metraje.

Fluyen los personajes; Tarantino funciona

Tarantino se debe a sus personajes. Si sus personajes funcionan, la película funciona. Y en ésta la cosa va sobre ruedas. Los personajes (y sus actores) están muy logrados. Desde el sarcástico y psicopático teniente Aldo Raine (Brad Pitt), pasando por la guapa y vengativa Shosanna Dreyfus (Mélanie Laurent). Pero la piedra angular de toda la historia es el coronel nazi Hans Landa. Christoph Waltz ya logró el premio a mejor actor en el Festival de Cannes y el Oscar planea sobre su cabeza. Su interpretación es, sencillamente, espectacular.

Tarantino filma con desdén una película sin más pretensiones que la pura diversión. Un capricho que divierte y que, ciertamente, a veces pierde ritmo. Aun así, ‘Inglourious Basterds’ es una digna sucesora de la filmografía tarantiniana. Quentin homenajea al género bélico al mismo tiempo que se ríe de él. No es la mejor película del año, ni siquiera la mejor de Tarantino, pero el autor de Tennesse logra momentos inolvidables con una fantasía lúdica que se presta a todo tipo de locuras. Incluso a reescribir la Historia.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: