Inicio > cine, vídeos > ‘Invictus’ – Eastwood se aleja de sí mismo

‘Invictus’ – Eastwood se aleja de sí mismo

“No importa cuán estrecho sea el portal,

cuán cargada de castigos la sentencia,

soy el amo de mi destino:

soy el capitán de mi alma”

William Earnest Henley

Siempre es motivo de satisfacción que Eastwood vuelva a la carga; a su edad cada película es una reválida para él y un regalo para nosotros. Las expectativas son grandes, por supuesto. Esta vez Clint trae bajo el brazo una película de encargo que narra la historia de cómo un hombre reconcilió a todo un país gracias al deporte: ‘Invictus’.

El personaje, la idea, el contexto social… Todo era muy cinematográfico. El principal logro del metraje consiste en mostrar al mundo la capacidad de perdón, liderazgo y unidad de uno de los personajes más célebres del siglo pasado: Nelson Mandela. Eastwood traslada así a la gran pantalla el libro de John Carlin ‘El factor humano’.

Morgan Freeman interpreta con maestría a Nelson Mandela en el que es sin duda uno de los papeles de su carrera. A ello hay que añadir la mirada sutil, clásica y experta de uno de los narradores más geniales del cine moderno. A destacar la maestría con que el de Malpaso rueda, por ejemplo, las escenas de rugby, emocionantes aun sin entender siquiera las normas de dicho deporte.

Sobresaliente falta de ambición

Eastwood pone su sello al servicio de un mensaje precioso, tan políticamente correcto y tan feliz que se aleja de su filmografía más genuina. Se trata de uno de los filmes más comerciales de Eastwood. También se trata de su película más floja en varios años. El norteamericano traza una narración robusta y genial, como siempre, pero se muestra algo tímido a la hora de ahondar en la reconciliación política y social del país, a la hora de mostrarnos las relaciones más personales de Mandela, sus demonios, sus momentos de debilidad.

A mi juicio, los problemas raciales quedan bastante mejor retratados en la superior ‘Gran Torino’. Las relaciones entre blancos y negros sólo se reflejan en su equipo de seguridad y el proceso de reconciliación no es progresivo. Da la sensación de que Eastwood está falto de ambición y delega en Freeman todo el peso del metraje.

El verdadero alcance de la historia queda supeditado a la mera recreación deportiva de los partidos de rugby. Si bien es cierto que el viejo director no alcanza la brillantez de sus últimos trabajos, ‘Invictus’ es muy entretenida y, en algunos momentos de genialidad, incluso llega a emocionar. Una historia que inspira, conmueve por momentos y deja buen sabor de boca. Un Eastwood que se aleja de sí mismo.

Tráiler de ‘Invictus’

Anuncios
  1. enero 30, 2010 en 5:50 pm

    Excelente crítica como siempre. Coincido, y lo sabes, en todas tus opiniones, un Eastwood flojo que, al igual que se le alaba cuando cumple, hay que reproharle cuando no. ¿Demasiadas expectativas? Un abrazo genio

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: