Inicio > actualidad, periodismo > Suicidios

Suicidios

“El suicidio de los jóvenes es la gran enfermedad del siglo”

Nicolas Sarkozy

Por primera vez España ha registrado más muertes por suicidio que por accidentes de tráfico. Para algunos la salida más fácil, y por tanto la más cobarde, a los problemas de la vida cotidiana; para otros una opción valiente por tratarse de una acción contranatura, pues el ser humano es un animal con un acusado instinto de supervivencia. El caso es que 3.421 personas optaron por suicidarse en España durante el año 2008. Los sonados suicidios de France Telecom son sólo la punta de un iceberg muy empinado. Una cifra increíble, una lacra social que apenas tiene reflejo mediático. Pero, ¿por qué?

Existen antecedentes más o menos fiables. El más antiguo está relacionado con la novela Werther, de Goethe, que allá por el siglo XVIII dio lugar a una supuesta oleada de suicidios amorosos. Cosas del romanticismo, supongo. Lo cierto es que no existe un estudio que acredite al cien por cien el suicidio como una especie de enfermedad contagiosa. Es más, las asociaciones suicidológicas se muestran partidarias de considerar el suicidio como una enfermedad mental. Sin embargo, la prensa española sigue sin atreverse a publicar esta noticia por miedo a la mímesis humana.

Lo cierto es que el ser humano tiende a emular lo que ve. Es un argumento razonable. Sin embargo, no veo entonces explicación plausible que justifique la publicación de otros delitos como la violación, el abuso de menores, la violencia machista, el robo o el terrorismo. ¿Acaso no actuamos miméticamente ante estos casos? Se trata de una de las hipocresías atávicas que subyugan al periodismo contemporáneo.

Sin embargo, recuerdo que cuando murió la hermana de la Princesa Letizia los medios largaron raudos las peripecias de su mano suicida. Entonces, ¿no se puede publicar el suicidio de un don nadie pero sí el de una persona con cierto estatus, una persona pública y por tanto mucho más influyente en las costumbres de la gente? Me resulta absurdo, por tanto, el proceder del sistema mediático.

Los medios no deben dar la espalda a semejante lacra social, “la gran enfermedad del siglo” según el presidente Sarkozy. Si estamos ante la enfermedad del siglo XXI ya es hora de comencemos a tomar conciencia de ello, y qué mejor que un periodismo responsable para lograrlo. Como diría Punset, el ser humano goza de una moral innata anterior inclusive al nacimiento de las religiones: son mejores las omisiones que las acciones. En este sentido, ya es hora de superar nuestra retraída moral innata.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: