Inicio > deporte > Mourinho, cuestión de imagen

Mourinho, cuestión de imagen

noviembre 13, 2010 Deja un comentario Go to comments

La naturaleza de los hombres soberbios y viles es mostrarse insolentes en la prosperidad”

Nicolás Maquiavelo

Imagen: XL Semanal

José Mourinho es un triunfador. Estoy convencido de que es un enfermo del fútbol; ama su trabajo y allá donde ha estado ha sacado el máximo rendimiento a sus jugadores y ha conquistado títulos. A diferencia de Guardiola, adora las ruedas de prensa, el foco mediático. Siempre he pensado que el exceso de humildad de Pep lindaba con la soberbia. Sin embargo, una vez aterrizado el técnico de Setúbal en Madrid, el cinismo de Guardiola se agradece; al menos es educado de cara a la galería.

El luso, sin embargo, no tiene pelos en la lengua. Dice sin disimulos lo que piensa y, si se tercia, no tiene reparos en mandar a la real mierda al árbitro. Siembra vientos y recoge tempestades; allí donde ha estado las ha tenido tiesas con todo el mundo: Wenger, Ranieri, Ferguson, BenítezPreciado ha sido el primer técnico de nuestra Liga en entrar al trapo como un miura; el último en caer en su tela de araña. Mourinho es un pragmático en sus planteamientos futbolísticos, maquiavélico en el sentido literal de la palabra. Ya saben, el fin justifica los medios y toda esa mamarrachada. Supongo que para triunfar en el fútbol y en la vida hay que dejar un poco de lado la teoría.

Siempre se ha dicho que Mourinho quita presión a sus jugadores cargándose él de responsabilidades. Nada más lejos de la realidad. Desde que ha llegado ha puesto en tela de juicio la “inteligencia” de Benzema, ha menospreciado a Pedro León y por extensión al Getafe; también cuestionó el buen hacer del Sporting y no cesa en su empeño de arremeter contra el Barça. Su espíritu pragmático y cenizo entronca perfectamente con su mirada despectiva y engreída; con su porte altivo, cargado de desdén hacia todo y todos.

Mourinho es un líder con una capacidad increíble para marcar la agenda de los medios. En España se habla de lo que él quiere, pues es capaz de focalizar la actualidad donde desea. El de Setúbal no tiene pelos en la lengua y, claro, al final, alguien le iba a decir las verdades de Caín. Preciado le llamó canalla: según el diccionario, dícese de la gente baja y ruin, despreciable y de malos procederes. Queda al albedrío del lector considerar las opiniones del técnico del Sporting ajustadas al personaje o más bien miserables. Sinceramente, creo que Preciado consultó el diccionario antes de hablar.

Mou es un entrenador provocador; sus tres dedos al cielo de San Siro, recordando el triplete del Inter a la hinchada del Milan, así lo atestiguan. En definitiva, el técnico luso ha llegado a lo más alto de su profesión, precisamente donde la soberbia es el mayor de los pecados y la humildad la más difícil de las virtudes. El Real Madrid siempre se ha jactado de ser un club señor o, al menos, de pretenderlo. Puede que el conjunto blanco haya dado con la piedra filosofal en cuanto a su juego, pero tal vez haya topado con un problema para su imagen.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: