Inicio > cine, televisión > Por qué no veo ‘Mad Men’

Por qué no veo ‘Mad Men’

Sus semejantes acaban por detestar lo que ellos adoran, y sobre todo a los adoradores mismos, convertidos todos en tremebundos plastas”

Javier Marías

Javier Marías los llama, con su elegancia habitual, entusiastas que matan. Servidor, de pluma más bruta,  simplemente los denomina pesados, plomazos, plastas. Hace tiempo di por hecho que la moda, la música o el cine son cosas que nos vienen impuestas. A veces pienso que no elegimos nosotros, sino que alguien de mucho más arriba lo hace por nosotros en función del mercado, la oferta y la demanda.

Todo se nos impone a través del móvil, los anuncios televisivos, el propio entorno en que nos movemos. Los pesados son los más influenciables por ese entramado mercadotécnico que nos asfixia. Ellos brindan una publicidad agresiva, gratuita y personal con la que no podría pelear ni el mismísimo Oliviero Toscani. Así, los pesados hacen que odiemos lo que ellos aman.

Estoy cansado de ellos. Creen necesario expresar su entusiasmo sobre todo lo que les gusta. Lo hacen en público, con aspavientos varios, para que quede patente su alborozo; necesitan compartir con los demás lo que los demás, evidentemente, ya conocen por sí mismos. Los pesados no lo saben, pero los demás también tenemos televisor, móvil e internet.

Por todo ello, las razones por las que no veo ‘Mad Men’ no son en absoluto artísticas ni cinematográficas. Si todo el mundo mundial dice que la serie es una obra maestra, estoy convencido de que lo es. No soy crítico especializado para rebatirlo, más aún sin argumentos empíricos para hacerlo. En verdad, no creo que ‘Mad Men’ sea la telenovela para hombres que venden, con la boca pequeña, sus escasos críticos.

Sin embargo, odio incorporarme a este tipo de fenómenos cuando ya están implantados desde Lima hasta Reikiavik. Parece que la sociedad te obliga a ver ‘Mad Men’, como en su momento te obligó a ver ‘Friends’ o ‘Perdidos’. Series magníficas y adictivas que se convirtieron en iconos para toda una generación. Eso sí, no os engañaré: disfruto más las películas que las series. Por una cuestión de tiempo, sobre todo. Y por los pesados, también.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: