Inicio > actualidad, mundo, política, religión > El diablo cambia de rostro

El diablo cambia de rostro

La yihad continuará incluso si yo no estoy”

Osama Bin Laden

La Historia ha sido fecunda en personajes que constituyen en cierto modo el reverso tenebroso de los tiempos; la sociedad ha asimilado este hecho incontestable hasta el punto de convertirlo en algo casi folclórico, pero el mundo es tozudo y no deja de brindarnos a sus Sauron y Voldemort particulares. Nuestro último príncipe del mal vestía chilaba, portaba un reloj Casio y tiraba con Kalashnikov.

Del mismo modo en que Hitler se convirtió en el diablo de la pasada centuria, Osama Bin Laden hizo méritos propios para serlo en el inicio del siglo XXI. Ahora, el campeón del mundo de escondite desde 2001 forma parte de la cadena alimenticia después de que sus ejecutores lo arrojaran al fondo del océano. Siempre según la versión oficial de la Casa Blanca (?).

Durante una década Estados Unidos buscó la pista del terrorista más buscado del planeta. No se había convertido en un ermitaño de las montañas de Tora Bora; tampoco residía en la costa marbellí. El mundo es grande, pero era demasiado pequeño para ser Bin Laden. Ahora, EEUU manda un mensaje bien claro: quien se la hace, la paga con ejecución sumarísima al anochecer. Tal vez tarde diez años, pero su justicia/venganza no tiene límites. Eso sí, los juicios propiamente dichos se los dejamos a los libros de Historia.

Quizá convenga recordar ahora que Bin Laden fue una especie de Frankenstein, un monstruo que en cierto modo germinó bajo el paraguas del inmenso poder norteameriano. Bin Laden fue entrenado por la CIA durante la invasión soviética de Afganistán, un conflicto que a la larga supuso el punto de partida de su ingente carrera terrorista. A veces, cuando creas un monstruo, éste se vuelve en tu contra.

El 11-S Bin Laden humilló a la superpotencia imperante a los ojos de todo el planeta, lo cual le proporció una dimensión totémica a los ojos de muchos árabes ofuscados con EEUU. El número de muertos fue altísimo, pero el impacto global resultó a la larga aún mayor. ¿Y qué busca todo terrorista? Repercusión. La imagen de las Torres Gemelas desmoronándose sigue viva en la retina de millones de personas, con lo cual el miedo, de algún modo, seguía coleando.

Bin Laden se convirtió entonces en el diablo personificado, no solo por sus cuestionables hazañas, sino también por la dimensión que le confirió Occidente. A pesar de que Al Qaeda fuera una organización dispersa en franquicias autónomas y de que Bin Laden tal vez no gozara de poder alguno sobre ninguna de ellas, el terrorista se convirtió en la persona más odiada y temida por el denominado primer mundo. Bin Laden se convirtió en un icono en el más amplio sentido de la palabra.

En su nombre se perpetraron barbaries en Arabia Saudí, Reino Unido, Madrid, Tanzania, Kenia… Pero la reacción del Gobierno de Bush y de la propia sociedad estadounidense no hicieron sino agigantar la figura de Bin Laden; sólo decir su nombre servía para privar de las libertades más elementales al pueblo. Si, como asevera Obama, tras su muerte el mundo es un lugar más seguro, ¿entonces a qué viene elevar el nivel de alerta antiterrorista? Su Nobel de la Paz va camino de convertirse, si ya no lo era, en un brochazo en la historia de este galardón.

Gracias a Bin Laden, Maquiavelo se hizo hueco -si acaso alguna vez se fue- en las administraciones democráticas: ¿es moral torturar a una persona para evitar un atentado o, en este caso, capturar al enemigo público número uno? ¿El fin justifica los medios? Bin Laden y su 11-S fueron la excusa de EEUU para perpetrar ciertas tropelías en todo el mundo. Sólo el nombre de Bin Laden infundía terror, así que… ¿Ahora qué? Habrá que ponerle cara al nuevo diablo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: