Inicio > cine > ‘La piel que habito’ – El humor que habita Almodóvar

‘La piel que habito’ – El humor que habita Almodóvar

septiembre 9, 2011 Deja un comentario Go to comments

Hay una zona de la película en que el género dominante es el terror, pero un terror de verdad, sin artificio, sin sangre, ni sustos, nada que ver con la manera en que ahora se hace este género”

Pedro Almodóvar

Auspiciado por las excelentes críticas, acudí al cine a visionar ‘La piel que habito’ con mis mejores ojos, los que reservo para obras maestras, filmes redentores y sucedáneos. Unos hablan de obra maestra; otros, de comedia bufa. Lo mejor, sin duda, es comprobarlo uno mismo.

Lo último de Pedro Almodóvar es, como siempre, una mezcolanza de géneros: thriller, melodrama, terror e incluso algunos toques de humor. Para unos ridículo, para otros genial, lo cierto es que el trabajo del cineasta manchego no se caracteriza por ser cómodo para el espectador ni por dejar indiferente a nadie.

Almodóvar esboza su particular Frankenstein al tiempo que trata sus asuntos de siempre: las relaciones entre padres e hijos, la sexualidad y, cómo no, la venganza. Sin embargo, es difícil creer nada de lo que sucede en ‘La piel que habito’.

El manchego traza, por no variar, una realidad dilatada y extravagante; tampoco ayudan los actores, con quienes apenas logramos identificarnos. Cabe destacar, eso sí, por encima del resto el trabajo de Elena Anaya. Lo siento por Blanca Suárez y Roberto Álamo, auténticos dislates interpretativos.

Almodóvar pone todo su énfasis en el plano, la fotografía, la luz. La música de Alberto Iglesias es, además, sencillamente genial. Pero ‘La piel que habito’ está terriblemente bien hecha a costa del contenido, de dejar a un lado una historia mil veces contada a la que Almodóvar añade su toque personal en forma de vaginoplastia.

‘La piel que habito’ es un trabajo frío, lejos de obras más naturales y menos forzadas como ‘Volver‘, tal vez su último gran logro. La cinta nace con pretensiones de obra clave, de punto de inflexión en la carrera de un cineasta que, reconozcámoslo, al menos no se ha acomodado en la poltrona de lo habitual.

Es complicado hablar de la decimoctava película de Almodóvar sin destripar el argumento. El problema es el humor, la ‘gracia’. Resulta que ‘La piel que habito’, película de terror según su autor, provoca la carcajada del personal en escenas particularmente dramáticas. Habrá quien crea que ello responde al pretendido humor negro de Almodóvar. Servidor, no.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: